lunes, 18 de abril de 2011

Algunas cosas se esconden


¿Qué hay detrás de tus palabras?
Seguro hay algún hilo que las jala.


1 comentario:

Bugalú Peniche dijo...

¡Totalmente de acuerdo! Y en esta lógica caben Freud, Tristán Tzara y André Breton. Pero...

1. Tengo la ligera sospecha de que el mundo pre-verbal no tiene sentido, es insubstancial. Es lo que yo llamaría el Síndrome de Adán: Nombramos las cosas, y éstas "aparecen" (es decir, cobran sentido).

2. Aquello que no podemos nombrar, simplemente es una nebulosa en nuestra cabeza. Pero esa nebulosa existe fuera de nosotros y NOS AFECTA. Y, entonces, uno vive con la sensación de ser esclavo de Algo (Dios, el azar, etcétera).

3. A partir de que logramos verbalizar una cosa o un fenómeno, nos liberamos de la cosa o del fenómeno.

4. Si queremos ser libres, necesitamos dar nombre a lo hasta ahora innombrable. Y creo que a eso se dedican (cada uno a su manera) el psicoanálisis y el coaching.